Escenario


"Los días más oscuros de nosotras", una historia contra los fantasmas de la violencia

Entrevista. Astrid Rondero, guionista de la aclamada Sin señas particulares, también escribió y dirigió este filme que llega a las salas de cine para reflexionar sobre “los micromachismos que siguen vigentes hasta hoy”

Foto: (Cortesía) El filme es protagonizado por Sophie Alexander-Katz.

Indudablemente, Sin señas particulares fue uno de los mejores filmes mexicanos del 2020. Dirigida por Fernanda Valadez a partir de un guión escrito entre ella y Astrid Rondero, la cinta acerca de una mujer buscando a su hijo perdido en las entrañas de un México consumido por el crimen, la violencia y la indiferencia, conquistó a la crítica especializada nacional e internacional, haciéndola acreedora de todo tipo de reconocimientos y galardones.

Pero antes de Sin señas particulares, el tándem Valadez/Rondero ya habían realizado otra película donde una figura femenina se enfrenta a un universo de machismo y violencia: Los días más oscuros de nosotras, en la cual la primera funge como productora, mientras que la segunda se encarga de la dirección, siendo esta su ópera prima, la cual en sus propias palabras “habla del empoderamiento y los micromachismos que siguen vigentes hasta el día de hoy”.

La trama gira en torno de Ana (Sophie Alexander-Katz) una arquitecta quien regresa a su natal Tijuana para hacerse cargo de una importante obra. Desde su llegada, la protagonista es acosada por dos cosas: los recuerdos desprendidos de una traumática experiencia en su infancia, y por la actitud reticente y a veces abiertamente hostil de sus colegas y subordinados en la obra, quienes se muestran incómodos de tener que trabajar con una mujer. 

“Desde el punto de vista actoral, creo que esta película, de principio a fin me fue retando todos los días, digamos, a escalar una nueva y pequeña montaña” explica Sophie Alexander-Katz respecto al desafío que implicó interpretar a su personaje. “Ana no sólo se tiene que enfrentar con su pasado, sino además con un grupo en un ambiente laboral completamente masculino y masculinizado, en donde evidentemente la imagen de la mujer, como ellos y el contexto la concibe no cabe. No cabe una mujer al mando de una obra en construcción de esa envergadura, o de ninguna envergadura”. 

Ese ambiente adverso obliga a Ana a imponerse, para hacerse valer como persona y como profesionista: “Creo que también es un personaje que llega a romper justamente con los prejuicios que la circundan”, reflexiona Sophie. “Ella vive una lucha interna por tratar de ser respetada e imponer sus ideas, y lograr un empoderamiento por lo que sabe hacer, pero a su vez llega, por esta misma acción y sin querer; a romper estructuras y prejuicios sociales muy adheridos a los personajes con los que ella tiene que ver”.

Uno de estos personajes es, irónicamente, otra mujer: Silvia (Florencia Ríos) una mujer a quien ella le alquila su vieja casa. Tras conocer el interés de su joven inquilina por comprar la casa, Ana comienza a involucrarse más y más con ella, hasta que entre ambas surge una relación íntima, de identificación y sororidad. “Silvia es una mujer que vive cotidianamente violencia, y la presencia de Ana trastoca eso, y cambia también el curso de su vida”, describe Sophie.

Por su parte, la actriz Florencia Ríos explica que, a diferencia de su personaje en la película quien se siente sola casi todo el tiempo, ella siempre se sintió arropada por sus compañeras de trabajo: “Fue una experiencia muy bonita, porque nunca me sentí sola en ese momento. Astrid me llevó de la mano de pe a pa, a todos lados, para construir a Silvia. La construimos meticulosamente y muy juntas. Obviamente con Sophie también, aunque con ella fue otra creación completamente distinta, muy de hermanas”.

Astrid Rondero explica que Los días más oscuros de nosotras nació de sus propias experiencias mientras trabajaba en un rodaje al lado de otro director mexicano, Rigoberto Perezcano. Fue así como conoció la ciudad donde ocurre la historia. “Me tocó mucho Tijuana. Me impresionaron mucho no nada más sus escenarios naturales y la gente -que es muy generosa y está muy acostumbrada a los forasteros y a los extranjeros-. Sino también la sensación de ser una mujer en la frontera, lo cual me impactó”.

Dichas sensaciones le ayudaron también a concebir el universo cerrado y sofocante del filme, para desde él hablar de temas como el machismo y la violencia. “Quería contar también acerca de la violencia. No nada más de la violencia de hombres hacia mujeres, sino la de mujeres hacia hombres. Estos patrones torcidos que luego tenemos entre nosotros y entre los seres humanos. Las luchas de poder”, explicó.

“La película sigue dando un mensaje muy importante, que es que no sigamos violentándonos, que aprendamos los códigos que ya nos están inculcando, y trabajemos a partir de eso para transformar las cosas. No puede seguir así esta violencia. No puedes decir que un chiflido de un hombre hacia una mujer en un lugar de hombres no sea sumamente violento”, añadió Florencia al respecto. 

Los días más oscuros de nosotras llega a la cartelera comercial en medio de una situación complicada, derivada de la actual pandemia, la cual incluso propició que su fecha de estreno se postergara hasta 2021. Sin embargo, su directora siente no solo que ya es necesario que el filme se estrene, sino que la situación incluso ofrece un escenario que puede resultar propicio para la misma.

“Creo que ya es su momento... la pandemia hizo que la empujáramos lo más posible”, explicó Astrid, “la realidad para el cine mexicano, es que esos retos generalmente terminan fallando en el momento de la distribución y la exhibición (...) También sabemos que, ahorita con la pandemia; entre las ofertas en distintos lugares de la república hay un espacio para las películas mexicanas. Eso es importante: la gente que va a empezar a ir a sus cines en distintos estados, no van a encontrar las típicas películas gringas”, añadió.

Finalmente, Astrid compartió para Crónica Escenario un profundo deseo: “Esperamos que después de la pandemia, los grandes conglomerados volteen a ver nuestro cine mexicano, ese que lo acompañó en este momento de crisis tremenda, y que podamos, con su apoyo, formar públicos”, concluyó.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -