Opinión


La auditoría de FAA y la Ley de Aviación

La auditoría de FAA y la Ley de Aviación | La Crónica de Hoy

Hace unas semanas, la Cámara de Diputados aprobó la iniciativa de reforma a la Ley de Aviación Civil (LAC) que el Ejecutivo propuso con urgencia para hacer frente a los hallazgos que se detectaron en la auditoría de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) sobre la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC).

Estas auditorías que cada 10 años realiza la FAA, son para garantizar que las aerolíneas mexicanas que operan en territorio estadounidense se mantengan en el nivel de seguridad y vigilancia que ellos les exigen a sus propias aerolíneas. 

Esto es muy pertinente siempre y cuando las autoridades mexicanas no pierdan de vista su función de velar por los intereses de la aviación nacional. Hay que puntualizar que en la década anterior, las aerolíneas mexicanas ya habían perdido una participación del 75% en este mercado bilateral, precisamente porque en la auditoría practicada en 2010 México fue catogorizado en un nivel 2, que significa que su estatus estaba suspendido hasta que arreglara su situación.

Por fortuna esto se consumó en apenas 6 meses, hay países que tardan 3 años o más o de plano nunca recuperan su estatus de “nación segura”. Pero en el ínter las aerolíneas estadounidenses se quedaron con el mercado que dejó vacante Mexicana.

Estados Unidos tiene una política que protege a sus aerolíneas, su parque aeronáutico, rutas domésticas, sus slots en los principales aeropuertos norteamericanos; cuentan con una diversidad de subsidios otorgados por su mismo gobierno, tienen mecanismos de protección amparados bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras, acompañados de la inmunidad antimonopolio.

 Aunado a ello, han trabajado en regulaciones internas que, contrario al principio de no discriminación, permiten a la autoridad aeronáutica negar a las aerolíneas extranjeras (en este caso serían las mexicanas) a efectuar operaciones aéreas de cierta categoría y tienen a su favor las ventajas derivadas de la firma del Convenio Estados Unidos-Europa y los más de 100 convenios de cielos abiertos que tienen firmados con sendos países. Y todo eso está muy bien: están cuidando SU aviación.

El problema es que, como suele ocurrir, nos encuentran sin estar preparados.  Hoy la industria aérea nacional se encuentra en la peor crisis de su historia, las aerolíneas están concentradas en mantener a flote el empleo, la competitividad y conectividad; y en esta recuperación, aún no existe certidumbre ni fortaleza para hacer frente a una competencia contra una industria que cuenta con mayor fortaleza económica y de mayor infraestructura que la mexicana.

En la nueva propuesta de Ley, a los expertos les preocupa mucho que sigan sin tomarse en cuenta los principios que rigen el intercambio de derechos de tráfico; es decir, la real y efectiva reciprocidad, la equivalencia entre mercados, vigencia y métricas. Nuestra ley está permitiendo una amplísima discrecionalidad en el intercambio de distintas libertades, sobre todo en el derecho de cabotaje consecutivo no remunerado, donde las aerolíneas extranjeras tienen ventaja sobre las nacionales. El Senado puede revertir esta anomalía. Es fundamental. Ojalá se apliquen.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto. E-mail: raviles0829@gmail.com

 

 

 

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -