Escenario


Judas y el Mesías Negro un filme que cuestiona nuestra capacidad de aceptación de nuestras diferencias

Corte y Queda Formato Casero. El nuevo filme de Shaka King, que le dio a Daniel Kaluuya el Oscar al Mejor de Reparto, llegó recientemente a su formato casero

Judas y el Mesías Negro un filme que cuestiona nuestra capacidad de aceptación de nuestras diferencias | La Crónica de Hoy

Foto: (Cortesía)

Nominada a 6 Premios de la Academia, Judas y el Mesías Negro, dirigida por Shaka King y protagonizada por el ganador al Oscar como Mejor Actor de Reparto, Daniel Kaluuya, junto a LaKeith Stanfield, nos cuenta el relato del líder de las Panteras Negras del estado de Illinois, Fred Hampton (Kaaluya), y la persecución que vive por parte de las autoridades norteamericanas que temían su discurso revolucionario que chocaba con las formas del poder en Estados Unidos. 

Para ello, tendrían la ayuda de un infiltrado, William O’Neal (Stanfield), un ladrón a quien el FBI le ofrece un trato para seguir con libertad a cambio de entregarles a este líder que es visto como una amenaza para la nación debido a su liderazgo y sus principios comunistas que lo pintan como un “nuevo mesías” al que le temía el sistema estadounidense. 

King muestra una adecuada dramatización alrededor de una de las figuras más interesantes del movimiento de derechos sociales de finales de los 60 por parte de las Panteras Negras. Una voz joven que, siguiendo los pasos de Martin Luther King, Jr. y Malcolm X, luchaba por la unión de las minorías sin importar sus diferencias sociales o raciales, buscando un frente común ante las injusticias de un gobierno que no escuchaba sus peticiones.

La historia de este activista de vena socialista y su romance con la escritora Akua Njeri/Deborah Johnson es vista a través de la mirada de esta especie de traidor a la causa, el informante O’Neal, quien, al igual que Judas en la Biblia, poco a poco va acrecentado su lucha moral interna acerca de lo correcto de sus actos al ser testigo del poder que Hampton, sus creencias y palabras revolucionarias tienen en el pueblo. 

El mayor potencial de la cinta cae en las actuaciones. El trabajo de Kaaluya y Stanfield mantiene esa tensión dramática durante las poco más de dos horas de duración. Escuchar al actor de ¡Huye! recitar los sermones de Hampton le da una presencia destacada, reviviendo al líder que sabía hablarle a las masas. Y qué decir de Stanfield, cuyo personaje se tambalea entre el traidor individualista y el tipo fiel a la causa que se encuentra atrapado entre la espada y la pared sin saber qué hacer.

Judas y el Mesías Negro se convierte en un ejercicio práctico de cine, una cinta de época que nos lleva a la reflexión acerca de lo mucho o poco que hemos avanzado como especie en la aceptación de nuestras diferencias y en cómo enfrentamos las mismas. Es un relato acerca del miedo y el racismo y sus graves consecuencias en la sociedad para todos, pero sobre todo, es una historia acerca de la unión, de cómo la lucha del pueblo y los líderes que la llevan a cabo pueden ser amenazas para un sistema que se resiste al cambio. Sin embargo, haciendo alusión al lema de las Panteras Negras, el poder siempre estará en la gente.

DATO: Warner Bros., Cinecolor Home Entertainment y Crónica Escenario tienen para nuestros lectores cinco DVD/Blu-ray a propósito del lanzamiento del filme en s formato casero, a los primeros en mandar sus datos al correo de nuestro editor ulises.castaneda.alvarez@gmail.com.

Comentarios:

Destacado: