Opinión


INSABI y UNOPS contra el desabasto crónico de medicamentos

INSABI y UNOPS contra el desabasto crónico de medicamentos | La Crónica de Hoy

INSABI y UNOPS contra el desabasto crónico de medicamentos
Es innegable que las intenciones del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) y de la Oficina para Servicios y Proyectos de la Organización de las Naciones Unidas (UNOPS), para terminar con el desabasto de medicamentos e insumos médicos en el sector salud, son buenas, pero podrían no ser suficientes.

El problema del desabasto es un padecimiento crónico de nuestro sistema de salud. A lo largo de la historia ha sido muy común escuchar: “Fui al Seguro y no me dieron mi medicamento” o “Tiene que regresar en tres días y espero ya podérsela entregar, ahorita no hay”, o esta otra: “Tiene que regresar con su médico para que le cambie la receta, porque lo que le prescrito no lo ha surtido el proveedor y no hay en farmacia” y en últimas fechas: “Con este vale, puede ir a tal o cual farmacia del Instituto y ahí se la entregan, porque aquí no ha llegado”.

Como dije, es un problema crónico pero con los cambios que se han hecho para mejorar el esquema y que, lamentablemente, no han funcionado, la escasez de medicamento se ha convertido en un padecimiento agudo.Se ha hablado mucho sobre la falta de medicamentos para el cáncer, lo cual es muy grave y lamentable ya que muchos niños y adultos están sufriendo por no poder contar con su tratamiento, como lo han venido haciendo a lo largo de los años. Pero no sólo son ellos, también están padeciendo este problema los trasplantados, los hipertensos, los diabéticos y, en general, todos los usuarios del sistema de salud público de este país.

La medicina para acabar con la corrupción está teniendo un sabor amargo, pero esperamos que, al menos, el efecto sea el esperado y sane nuestro sistema de salud. La estrategia no se ha consolidado aún y se han tenido que dar golpes de timón en varias ocasiones. Por ejemplo: cancelar los contratos que se firmaron en la administración anterior, porque "seguramente hubo corrupción en su asignación" y generar una nueva compra, pero supervisada la SHCP, desde la Oficialía Mayor. No, mejor “revivamos e incluso ampliemos en monto y en plazo” los contratos de la administración anterior porque no se ha podido lograr contratar todos los productos. Esto tampoco funcionó, entonces mejor que compre el INSABI a cargo de Juan Ferrer para todo el sector salud. Tampoco se logró contratar todas las claves. "Seguramente se trata de una estrategia de los corruptos proveedores de antes, que no están de acuerdo con estos cambios porque se lesionan sus intereses".

"Entonces vamos a pedir a la ONU que nos resuelva el problema, cueste lo que cueste, sus honorarios los vamos a pagar con lo que nos ahorremos comprando en el extranjero y, de paso, acabaremos definitivamente con el desabasto y la corrupción".

En estas estamos. El punto es que la UNOPS, hasta la fecha, no ha realizado compras tan grandes como la que se le ha pedido hacer para México. Es un reto muy grande el que han asumido y tienen poco tiempo para lograrlo. El sector salud mexicano, es distinto a las condiciones que existen en el resto del mundo, lo que hace indispensable que quien va a comprar para él, se tome el tiempo para conocerlo.

Quizás por eso, hace algunas semanas, la UNOPS invitó a todas las empresas nacionales e internacionales a participar en la investigación de mercado y así saber quién y a qué precio está dispuesto a venderle al gobierno mexicano los insumos que requiere para la atención medica de sus ciudadanos. El compromiso de UNOPS, al menos así lo han señalado, es que, a partir de enero de 2021, el problema de desabasto será cosa del pasado. Ya se nos vino la noche y el tiempo no va a ser suficiente para lograr este cometido, al menos no con base en la licitación que se ha prometido. Es por ello que la semana pasada, la UNOPS envió invitaciones a todas las empresas, incluidos distribuidores, que en la investigación de mercado señalaron contar con entregas de forma inmediata, para que ratifiquen sus existencias para entrega en los meses de enero a marzo, ya que aparentemente ni las empresas extranjeras ni las mexicanas, están en condiciones de licitar en noviembre, firmar contratos en diciembre, solicitar entonces materias primas y materiales, fabricar, analizar el producto terminado y entregar, en enero, como lo señala el calendario presentado por la UNOPS.

Ojalá que esta nueva estrategia, finalmente de frutos y se logre de una vez y por todas, que todos los mexicanos podamos contar con los medicamentos e insumos médicos que necesitamos y que nos merecemos. El IMSS, mientras tanto, está buscando soluciones alternas que garantice el acceso a medicamientos para sus derechohabientes.
 
Llega IED a CDMX
A pesar de los efectos de la pandemia provocada por  COVID y que paralizó buena parte de la economía en el país, la Secretaría de Desarrollo Económico de la CDMX que lleva Fadlala Akabani, reveló que  la Ciudad de México se colocó por décimo año consecutivo, como la entidad que más inversión extranjera recibe y como el puente para hacer negocios entre las economías de Norte y Sur América. Durante el primer semestre de 2020, la capital recibió 3,413 millones de dólares, equivalente al 19 por ciento del total de la inversión recibida nacionalmente.

Telecomunicaciones estratégicas

En Estados Unidos, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) ha puesto en operación desde hace casi dos décadas un programa de apoyo económico para impulsar a operadores con servicios de banda ancha en comunidades remotas. Un reporte de la GAO, dedicada a la rendición de cuentas en el Congreso de Estados Unidos, recordó que este apoyo forma parte de los lineamientos de la Ley de Telecomunicaciones de 1996. El problema es que los auditores de la GAO piden mayores controles sobre las transferencias presupuestales para promover el servicio de banda ancha. Resulta interesante para México observar que, si bien se pide una mayor vigilancia y rendición de cuentas, desde 1996 se reconoció la necesidad de apoyar a los operadores que llevan el servicio de internet y telecomunicaciones a comunidades menos favorecidas. Así de importante es este sector.

En 2019, al sector de la telefonía y los servicios de banda ancha se le apoyó en Estados Unidos con al menos 5,000 millones de pesos. 

Alsea: vuelta a la hoja
Llevamos nueve meses de encierro debido a la pandemia del COVID-19 y estamos ansiosos de tener datos que nos hagan sentir que la economía da señales de vida. Muchos de los informes del tercer trimestre han generado la esperanza de que la recuperación se puede sostener y tomar mayor impulso hacia el cierre del año. Un indicador interesante es el gasto en restaurantes que reflejan los resultados del último trimestre de Alsea, la empresa líder del sector que dirige Alberto Torrado. Sus ventas crecieron 90% contra el trimestre anterior y el 90% de sus tiendas están ya operando. Los ingresos tardarán en llegar al nivel de 2019 pero es una gran noticia que en todos sus mercados y marcas tengan resultados positivos. 

El crecimiento en México y Europa es notable pues las ventas crecieron 147% y 65% respectivamente. Aunque en Sudamérica también han crecido, Argentina y Chile siguen con fuertes restricciones de movilidad. México representa la mitad de los ingresos de Alsea y el crecimiento está basado en los buenos resultados de Domino´s Pizza, Starbucks y Burger King y en el avance que ha tenido la entrega a domicilio y las modalidades de autoservicio o entrega en restaurante.

Este año también se ha detonado una colaboración más estrecha entre marcas de Alsea y agregadores como Uber, Didi o Rappi, que han acercado opciones de venta a un público más amplio. A esto se suma que el servicio de entrega de Domino´s Pizza es el doble de rápido que el de otras opciones.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -