Escenario


FIDECINE no está muerto, jueza evita su extinción

Blanca Lobo Domínguez, jueza Décima Segunda de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, ordenó la suspensión definitiva de la iniciativa que pide su desaparición

FIDECINE no está muerto, jueza evita su extinción  | La Crónica de Hoy

Foto: (Especial) Con esta medida cautelar concedida tampoco se podrá suscribir algún convenio de extinción o terminación del fideicomiso. En la imagen, un fotograma de La dictadura perfecta.

Blanca Lobo Domínguez, jueza Décima Segunda de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, ordenó la suspensión definitiva de la extinción del Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (FIDECINE), que formaba parte de los 109 fideicomisos que el año pasado el Congreso de la Unión aprobó su extinción.

La resolución fijada por la jueza declara que “con la medida cautelar solicitada por la parte quejosa (la cineasta Marcela María Elena Fernández y Violante) se busca que no se extinga el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine y, con ello, se continúe brindando un sistema de apoyos financieros, de garantía e inversiones”.

La medida cautelar que suspende por tiempo indefinido la extinción del fideicomiso, dejó claro que la suspensión de ninguna manera priva a la colectividad de un beneficio que le otorgan las leyes o se le infiere un daño.

“Por el contrario, con la medida cautelar solicitada por la parte quejosa se busca que no se extinga el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine y, con ello, se continúe brindando un sistema de apoyos financieros, de garantía e inversiones en beneficio de los productores, distribuidores, comercializadores y exhibidores de películas nacionales”, dijo la jueza en cuya decisión judicial sobre el juicio de amparo 155/2021 impide su liquidación.

“Se concede la suspensión definitiva, para el efecto de que no se realice ningún acto o proceso para extinguir el FIDECINE y, particularmente, para que no se suscriba ningún convenio de extinción o terminación del mismo, establece la sentencia”, añadió.

El FIDECINE respaldó la hechura de casi 300 filmes desde 2002, la quinta parte de la producción total mexicana en los últimos 18 años. La finalidad de dicho fondo es brindar un sistema de apoyos financieros, de garantía e inversiones en beneficio de los productores, distribuidores, comercializadores y exhibidores de películas nacionales.

Se advierte que el efecto de la suspensión implicaría el impedir que se emita el acto por el cual se extinga el citado fondo con lo que no se afecta el interés social.

“Así pues, en relación con el interés social, la suscrita estima que con el otorgamiento de la medida cautelar a efecto de que no se realice ningún acto o proceso para extinguir el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine y particularmente, para que no se suscriba ningún convenio de extinción o terminación del mismo, y que se mantengan las cosas en el estado que guardan, no implica desatender una necesidad colectiva (orden público)”, precisa la resolución.

La juzgadora puntualizó que la Ley Federal de Cinematografía, conforme a su artículo 1 establece que sus disposiciones son de orden público e interés social. Disposiciones entre las cuales se contempló el fomento a dicha industria. De ahí que el fomento a la industria cinematográfica es una cuestión de orden público y de interés social, cuya paralización conlleva una afectación al interés general

“Por tanto, si el acto reclamado tiende a extinguir el fondo creado para fomentar la industria cinematográfica, ello impacta contra el derecho a la cultura de todos los mexicanos”, explicó.

Con esta medida cautelar concedida, además de que no se podrá extinguir Fidecine, tampoco se podrá suscribir algún convenio de extinción o terminación del fideicomiso. Las cosas se mantendrán en el estado que guardan, hasta que la juez resuelva si concede o no a la cineasta, quien impugnó la desaparición del fideicomiso.

Sin embargo, no es la última palabra, un tribunal colegiado puede revisar la decisión judicial, si el Senado o la Cámara de Diputados se inconforman con la decisión.

Sobre el FIDECINE. El 5 de enero de 1999, se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto que reformó la Ley Federal de Cinematografía. A través del decreto se creó un Fondo de Inversión y Estímulos al Cine, cuyo objeto sería el fomento y promoción permanentes de la industria cinematográfica nacional. 

Dicho fondo tiene como finalidad brindar un sistema de apoyos financieros, de garantía e inversiones en beneficio de los productores, distribuidores, comercializadores y exhibidores de películas nacionales, quedando plasmado en el artículo 331 de la citada ley. Para administrar los recursos de ese fondo se constituyó el fideicomiso denominado Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (FIDECINE).

En agosto de 2001, José Francisco Gil Díaz, entonces secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), creó oficialmente el FIDECINE con Mario Laborín Gómez, ex director de Nacional Financiera (Nafinsa). 

El sustento legal del Fidecine se encuentra en el artículo 189 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta: “Se otorga un estímulo fiscal a los contribuyentes del impuesto sobre la renta, consistente en aplicar un crédito fiscal equivalente al monto que, en el ejercicio fiscal de que se trate, aporten a proyectos de inversión en la producción cinematográfica nacional o en la distribución de películas cinematográficas nacionales, contra el impuesto sobre la renta del ejercicio y de los pagos provisionales del mismo ejercicio, causado en el ejercicio en el que se determine el crédito”, mencionaba el artículo que este jueves ha quedado derogado. 

Así mismo, encontraba sustento en las Reglas Generales para la Aplicación del Estímulo Fiscal a Proyectos de Inversión en la Producción y Distribución Cinematográfica Nacional, publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 28 de enero de 2016 y modificadas por última vez el 27 de febrero de 2020. 

Según datos del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), entre 2002 y 2019 el Fideicomiso del Fondo de Inversión y Estímulos al Cine financió con mil 462 millones de pesos 225 largometrajes (la convocatoria la ganaron en total 289 proyectos, pero 64 fueron cancelados por “petición expresa del interesado o a que no consolidó su esquema financiero dentro del plazo otorgado”), pero solo recuperó 210 millones por su comercialización, es decir, 14 por ciento del monto erogado. 

Comentarios:

Destacado:

+ -