Opinión


El negocio de sincronía médica aplicada

El negocio de sincronía médica aplicada   | La Crónica de Hoy

En los últimos dos sexenios, el equipamiento y suministro de insumos para la realización de estudios clínicos en hospitales del sector público se convirtió en un gran negocio para los llamados “integradores”, que son empresas que dan solución al problema de falta de personal y equipo que tienen los hospitales públicos para realizar este tipo de estudios a sus derechohabientes.

Estas empresas se encargan, además de proveer de equipo, que por lo general lo hacen bajo la figura de comodato, de suministrar todos los insumos necesarios como catéteres, prótesis, electrodos, para la realización de estudios clínicos que van desde unas simples pruebas de laboratorio, hasta otro tipo de procedimientos más sofisticados como una endoscopía.

Diferentes dependencias públicas que cuentan con hospitales, licitan estos servicios desde hace varios años, sin embargo la contratación de éstos se incrementó en los últimos dos sexenios.

El incremento más fuerte se dio en la pasada administración, y fue cuando la empresa Sincronía Médica Aplicada, de Nelly Guevara Garibay, creció exponencialmente. Entre 2012 y 2018 logró obtener contratos por más de mil 300 millones de pesos bajo el esquema de licitaciones y adjudicaciones directas.

Sin hacer ruido y tratando de pasar desapercibida, SIMA, logró mantenerse en el actual gobierno, en gran medida gracias a las relaciones de su operador y asesor de confianza, José López Rodríguez, cercano al ex gobernador José Reyes Baeza.

Todo iba bien hasta que la Secretaría de la Función Pública a cargo de Irma Eréndira Sandoval, detectó una serie de compras irregulares en el ISSSTE, que se realizaron de emergencia por la crisis de Covid-19. Entre los aparatos que se adquirieron a sobreprecio se encontraron cien unidades de equipos de rayos X, comprados a SIMA, a un precio de 3 millones 200 mil pesos, precio cuatro veces mayor al que tienen en el mercado.

A raíz de esto la empresa Sincronía Médica Aplicada, y su propietaria Nelly Guevara Garibay son investigadas por los sabuesos de la Fiscalía General de la República de Alejandro Gertz Manero, y se espera que pronto turnen el expediente a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

En medio de esta acusación, la empresa de Nelly Guevara está tratando de acomodarse en varios estados de la república para suministrar insumos médicos y equipo en comodato. SIMA ha tenido contratos para servicios de hemodinamia en Veracruz, Chihuahua y Puebla.

ACORRALAN A RAÚL BEYRUTI PRESIDENTE DE GRUPO GIN

Para el creador del concepto “administración integral del talento humano”, base de la compañía GIN Group, Raúl Beyruti Sánchez, el panorama es bastante obscuro. La semana pasada le fue girada una orden de aprehensión, al ser señalado por la Fiscalía General de la República como el líder de una organización criminal que, a través de cinco empresas facturadoras de operaciones simuladas, operó un esquema de lavado de dinero entre 2014 y 2017. El llamado “Rey del Outsourcing” tenía a su disposición casi 300 empresas que, si bien tienen aspectos enfocados al desarrollo humano, éstos son tan amplios que prácticamente pueden incursionar en cualquier rama. A la fecha GIN Group tiene más de 4 mil clientes en México, entre los que figuran Walmart y Femsa, y alrededor de 200 mil empleados subcontratados. Dicen los muy bien enterados que el problema del empresario es que no quiso pagar los impuestos que le sacó a cuentas la titular del SAT, Raquel Buenrostro, y que acumulaba varios millones. Estas fuentes aseguran que atrás de él vienen por lo menos otras cinco órdenes de aprehensión contra importantes empresarios que tampoco quieren reconocer sus adeudos con doña Raquel.

JP MORGAN VENDE SU CARTERA DE BANCA PRIVADA A BBVA

El pasado miércoles, la agencia Bloomberg informó que uno de los bancos de inversión más grandes del mundo, JP Morgan, está en proceso de cerrar sus operaciones de banca privada en México y está refiriendo a sus clientes a BBVA. Más allá de las tensiones entre el sector privado y el gobierno del Presidente López Obrador, la salida de bancos internacionales de México se debe leer como una señal preocupante del panorama económico de nuestro país. Para los expertos, se están combinando varios factores que pudieran hacer de México un destino menos rentable para los bancos globales. El reciente dato que dio el Banco de México es muy revelador, los mexicanos sacaron del país 18.8 billones de dólares a cuentas en el extranjero, tan sólo el año pasado. 

@fer_martinezg

fermx99@hotmail.com

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES


LO MÁS LEÍDO

+ -