Mundo


El asalto al Capitolio puso a legisladores y a Pence en un riesgo mayor del que se suponía

Una declaración de la fiscalía, luego retractada, denuncia “fuerte evidencia” de que el objetivo era “capturar y asesinar” a congresistas, mientras que Pence fue evacuado solo un minuto antes de que llegara la turba.

El asalto al Capitolio puso a legisladores y a Pence en un riesgo mayor del que se suponía | La Crónica de Hoy

Policías del Capitolio, durante el asalto al Congreso, el 6 de enero (The Washington Post).

Dos revelaciones ayer arrojaron nueva luz sobre la gravedad de los hechos ocurridos el pasado 6 de enero en el Capitolio, cuando una turba trumpista asaltó el Congreso en protesta por el resultado de las elecciones que, como no les gustó, defienden que fue un fraude.

En primer lugar, según la CNN, el fiscal que lleva el caso del departamento de Justicia de EU (DoJ) contra Jacob Anthony Chansley, conocido como Jake Angelli, o más conocido aún como el hombre de los cuernos y las pieles en el asalto, aseguró en una alegación judicial que tienen “fuerte evidencia” de que el objetivo de los asaltantes era “capturar y asesinar” a congresistas.

Esta afirmación se enmarca en el intento de la fiscalía de Arizona de mantener a Chansley en detención preventiva mientras se investiga su caso.

“Fuerte evidencia, incluyendo las propias palabras y acciones de Chansey en el Capitolio, respalda la idea de que la intención de los asaltantes era capturar y asesinar a miembros elegidos en el gobierno de Estados Unidos”, escribió el fiscal.

Sin embargo, horas después, el fiscal, identificado como Todd Allison, pidió retractar formalmente esa frase en específico del informe judicial. Aunque aseguró que el DoJ puede defender ese tipo de afirmación durante el juicio futuro, “no queremos llevar a la corte a engaño discutiendo la fuerza de ninguna evidencia en específico” sobre la intención de los asaltantes.

En un caso separado, fiscales en Texas aseguraron que un piloto retirado del ejército de EU, portaba durante el asalto ligas de plástico con cremalleras, que se usan como alternativa a las esposas. Por ello, deducen que podría haber intentado retener a congresistas.

PENCE SE SALVÓ POR UN MINUTO

Pero más allá de la especulación o las contradicciones, el diario The Washington Post reveló ayer también que el vicepresidente Mike Pence se libró de la furia de los golpistas por mucho menos margen de lo que se creía.

Concretamente, el diario indicó que el Servicio Secreto tardó 14 minutos en evacuar a Pence del Senado desde que se produjo la primera irrupción en el edificio. En este tiempo, la turba tuvo ocasión de acercarse mucho al vicepresidente: tanto, que solo un minuto después de que finalmente los agentes evacuaran al líder republicano de la sala de plenos de la cámara alta –junto a su esposa y su hija—, varios fanáticos trumpistas estaban subiendo por unas escaleras que van a dar directamente a la puerta de entrada a esa sala.

Justo en ese momento, Pence, su familia, y los agentes se encontraban escondidos a solo 30 metros de allí, según indica el diario, que cita a tres fuentes anónimas e independientes. Esa misma turba gritaba, ya desde el mitin previo del presidente Donald Trump, eslóganes como “¡Cuelguen a Pence!”.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -