Mundo


Corte Suprema de EU ampara el derecho a reunión religiosa frente a restricciones por la pandemia

Tal como buscaba el presidente Trump, la llegada de la jueza Barrett pone en peligro avances progresistas y pondrá a la misma altura -si es que no por arriba- cuestiones religiosas antes que científicas.

Corte Suprema de EU ampara el derecho a reunión religiosa frente a restricciones por la pandemia | La Crónica de Hoy

La jueza conservadora Amy Barrett.

En una reñida votación en la que resultó determinante el voto de la juez Amy Coney Barrett, la Corte Suprema de Estados Unidos respaldó a dos congregaciones judías ultraortodoxas y a la diócesis católica de Brooklyn frente a las limitaciones de aforo impuestas por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo (demócrata), para frenar la pandemia.

La votación, que se zanjó con cinco votos a favor de los demandantes y cuatro en contra, entre ellos el del juez conservador John G. Roberts Jr., alineado con los tres progresistas, revela el nuevo equilibrio de fuerzas de la corte, claramente escorado hacia la ideología conservadora.

“Aunque estemos en periodo de pandemia, no se puede dejar de lado ni olvidar la Constitución”, declaró la máxima corte, subrayando que los oficios religiosos no pueden recibir un trato administrativo diferente de las reuniones por otros motivos. Este fue precisamente el argumento de su voto del conservador Neil Gorsuch -quien como Barrett, entró en la Corte Suprema a propuesta del presidente Donald  Trump-, al sostener que el gobernador de Nueva York daba un trato preferente a las “reuniones laicas” -por ejemplo los negocios de alimentos- en detrimento de las religiosas,.

Tal como buscaba el presidente Trump, la llegada de la jueza Barrett pone en peligro avances progresistas y pondrá a la misma altura -si es que no por arriba- cuestiones religiosas antes que científicas.

La prueba es que la sentencia contra el estado de Nueva York es opuesta a sentencias anteriores del Supremo, como las que en mayo y julio dieron la razón a los gobernadores de California y Nevada, respectivamente, al restringir la asistencia a los servicios religiosos. En ese entonces, el bando progresista contaba con la presencia de su jueza más icónica, Ruth Bader Gingsburg, fallecida en septiembre, y sustituida por la reconocida integrista religiosa Amy Barrett, en una maniobra exprés muy protestada por haberla puesto en marcha el presidente Trump a pocas semanas de las elecciones.

Comentarios:

Destacado:

+ -