Mundo


Trump saca su lado más cruel en el último debate, pero no logra acorralar a Biden

No se arrepiente de enjaular a niños: dice que llegaron con “coyotes” y no con sus padres. Presume de ser el presidente menos racista. El demócrata le recuerda que es el mandatario “de la muerte” por su fracaso ante la pandemia

Trump saca su lado más cruel en el último debate, pero no logra acorralar a Biden | La Crónica de Hoy

Donald Trump y Joe Biden, ante la moderadora, Kristen Welker (EFE).

El presidente Donald Trump tenía una última oportunidad para acorralar a su adversario en el último debate presidencial y dar la vuelta a las encuestas que anuncian la victoria de Joe Biden, quien se enfrentó al republicano relajado y sonriente, como si ya supiera que va a ganar en las elecciones del 3 de noviembre.

Tras el bochorno del primer debate, el de anoche transcurrió como debía ser, sin interrupciones y permitiendo a la audiencia escuchar a los dos candidatos. El problema para Trump es que todo el mundo pudo escucharle mentir con mayor claridad, echando la culpa a todos menos a él de los fracasos de su gestión. En paralelo, los estadunidenses pudieron escuchar a Biden hablando de unidad, en momentos en que la sociedad está más polarizada que nunca.

Frente al drama humano de los fallecidos por COVID, Trump se defendió recalcando que “el virus llegó de China”, y destacando que los picos en varios estados ya van a la baja y la vacuna llegará “en cuestión de semanas”, cuando la realidad es que, los casos han aumentado en 41 estados y ningún laboratorio ha anunciado que empezará a comercializar una vacuna en el mes de las elecciones.

Por su parte, Biden acusó a Trump de no asumir su "responsabilidad" por el impacto de la pandemia en EU, el país del mundo con más casos -8.4 millones- y con más de 220 mil fallecidos, y sentenció: "Cualquiera que sea responsable por tantas muertes no debería permanecer como presidente".

"Estamos a punto de entrar en un invierno oscuro, y él no tiene un plan claro. Trump dice que la gente está aprendiendo a vivir con esto, ¡increíble! Estamos muriendo con esto", contraatacó Biden.

Luego de culpar a China, le llegó el turno a su epidemiólogo-jefe de la Casa Blanca, Anthony Fauci, a quien acusó de haberle mal aconsejado al inicio de la crisis.

“No lleven cubrebocas; dijo, esto se marchará. Él sí puede cometer errores; él es una buena persona”, se quejó Trump, quien volvió a politizar la crisis rematando con un “creo que (Fauci) es demócrata”.

Fue Biden quien corrigió al presidente: “Usted sabía lo mortífero que era esto, pero no quería decírnoslo, porque no quería que el país entrara en pánico. No, los estadunidenses no tenían pánico, tú tenías pánico”.

“Acepto toda la responsabilidad, pero…”

En un gesto inaudito viniendo de Trump, reconoció que, como presidente de EU, es responsable de la crisis sanitaria. "Acepto toda la responsabilidad", admitió, siete meses después del inicio de la pandemia. Menos de un segundo después, volvió a su patrón de comportamiento: "Pero no es culpa mía que viniera el virus".

Tras un intento fallido por parte de Trump de acusar a Biden de haber recibido 3.5 millones de dólares del presidente ruso, Vladimir Putin, el exvicepresidente recordó que el único que ha recibido dinero de rusos y chinos es él con sus hoteles. También le recordó que es el único que ha logrado que los multimillonarios se hayan enriquecido aún más, gracias a su política de eliminación de impuestos a las grandes fortunas-, mientras que millones de estadunidenses perderán sus seguros médicos, si logra la reelección y culmina su derribo del Obamacare.

Neutralizado su intento de ataque a Biden por la supuesta ayuda de Rusia y Ucrania a su familia, lo que vino después es Trump mostrando su verdadero rostro: el de la crueldad.

Los centros de detención, “bien limpios”

Fue el momento más dramático de la noche. Tocaba hablar de la política migratoria y Biden no dejó pasar la oportunidad de acusar a su rival de la reciente noticia sobre los 545 niños que fueron separados hace más de dos años, y cuyos padres todavía no han podido ser localizados para la reunificación familiar ordenada por la Justicia.

"Es algo criminal. Hace que seamos el hazmerreír del mundo y viola todo los conceptos de lo que somos como nación", dijo Biden y recordó que Trump autorizó que esos niños “hayan sido enjaulados”.

Molesto por el ataque, Trump contraatacó: “¿Quién hizo las jaulas para los niños, Joe?”, pero, sin esperar a que Biden replicase mostrando que ningún menor fue separado y enjaulado bajo el gobierno de Obama, el presidente se enredó al señalar que "los estamos tratando tan bien, están en instalaciones que son tan limpias", y al justificar su acción denunciando que "esos niños iban acompañados de coyotes y mucha mala gente". Biden rebatió de inmediato: “Esos menores vinieron con sus padres".

“Tienen coeficiente bajo”

El exvicepresidente reiteró su promesa de que, en sus primeros 100 días de gobierno, enviará al Congreso una propuesta migratoria que contendrá "un camino a la ciudadanía para los más de 11 millones" de indocumentados, incluídos los soñadores.

Desarmado, Trump volvió a llamar a los inmigrantes mexicanos “violadores” e insultó a los indocumentados, quienes "odio decirlo, pero los únicos que podrían aparecer son los que tienen el coeficiente intelectual más bajo". 

“No veo estados azules y rojos”

Finalmente, con Biden denunciando los atropellos a los negros y defendiendo la energía limpia “porque el cambio climático es una amenaza existencial”, Trump declaró, en el colmo del cinismo, que es “el presidente menos racista y el que más ha ayudado a los negros desde Lincoln”, y recordó lo mal que están los estados donde gobiernan los demócratas. Por su parte, Biden terminó hablando de resanar heridas en una sociedad profundamente dividida, después de cuatro años de gobierno de Trump: “Yo no veo estados azules o estados rojos, yo veo estados, Estados Unidos. Todos ellos están sufriendo, y deben saber que tendrán la ayuda del gobierno federal”, proclamó.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado: