Opinión


Tres mujeres, tres caminos

Tres mujeres, tres caminos | La Crónica de Hoy

Tres mujeres, tres caminos

A la 4T, tan entusiasmada con el tema de género al designar cargos federales en un inicio, se le vinieron en cascada las renuncias de mujeres relacionadas con temas de equidad.

Pero como de todo hay en la Viña del Señor, es necesario desglosar el detalle de cada caso, porque de que son diferentes, pues lo son.

Mónica Maccise, ya es obvio, vivió la indiferencia Presidencial que ni se acordó que la había llevado a Palacio Nacional. Mara Gómez Pérez resultó ser una incógnita para todos, hasta para las propias víctimas ya oficializadas en las listas de quienes reciben apoyo económico o psicológico. Entre Macisse y Gómez Pérez una coincidencia, tardíamente o no, se veían como parte de la 4T.

La tercera mujer que abandona el Gobierno Federal es Asa Christina Laurell, a quien hay que poner en el cajón de los abandonos al estilo Urzúa.

 

(Preguntar con ceja alzada), ¿Lo estás diciendo en serio?

Y como siempre, en ese mar de imbecilidad que es el mundo de las redes sociales (siempre habrá tesoros, pero la inmensidad es agua que no debes tragar), ya han comenzado a criticar a Asa Christina luego de bajarse del tren de la Transformación…

…Pero hay que reconocer que no debe haber sido fácil para ella en Salud (como antes en Hacienda para Urzúa) atender, no a su Jefe-Jefe, sino a aquellos pares dispuestos a decir sí a todo.

Imagínense echarse una argumentadita de López-Gatell para que aquél no use cubrebocas. No cualquiera se lo sopla con estoicismo.

 

Macisse y la discriminación

Una crítica Macisse, cuando asumió el cargo en la Conapred, es que sencillamente no tenía experiencia en la conducción de un organismo que debía hacer gala de creatividad, porque aún antes de los recortes, no hubiera tenido presupuesto que alcanzara para atacar la discriminación en México.

Macisse acumuló en estas semanas una experiencia brutal sobre lo que es ser discriminada. Bien a bien, no se le consideraba parte de la 4T (y si algún adepto a AMLO lo llegó a creer, lo dejó de hacer luego de la misa matinal de hace unos días).

Su institución no porta en el nombre la palabra bendita Pueblo… así que, no cabe en este barco.

 

No les den un quinto

Mara Gómez Pérez no llegó a acomodarse al frente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas. Primero, no supo ver, también por inexperiencia, que le habían dado un dardo envenenado: las víctimas oficializadas que reciben apoyos económicos tenían todo a su favor para seguir recibiéndolos. Cortarlos de tajo, pensando que eso era seguir la ordenada austeridad, resultaba una bomba de tiempo que ya estalló.

Es probable que Gómez Pérez sea una víctima de las circunstancias, pero es evidente que su embestir el problema de inacabables cobros de las víctimas al estado mexicano colocó a esta instancia en el mismo carril de extinción en el que ya está el Conapred.

 

pepegrillocronica@gmail.com

Comentarios:

Destacado:

+ -