Escenario


"Ted Lasso": La vida es como el fútbol

Corte y Queda Temporada de Premios. La serie de Apple TV, creada por Jason Sudeikis, ha sido una de las gratas sorpresas del último año

Foto: (Cortesía)

Si hay algo que destaca de Apple TV actualmente son sus series originales, mismas que nos han entregado historias como la de The Morning Show o cintas originales como la aplaudida animación Wolfwalkers, entre otros proyectos a futuro que pintan muy bien para este competidor en la batalla del streaming. 

Con tan poco tiempo de experiencia, Apple TV se ha arriesgado a lanzar algunas series interesantes. Tal es el caso de Ted Lasso, una comedia basada en un personaje creado por Jason Sudeikis, en el año 2013, para un par de spots promocionales de la cadena NBC que comenzaba a transmitir la Premier League en EU. 

Gracias a la idea que su pareja, Olivia Wilde, le dio acerca del potencial que este personaje tenía para crear una serie alrededor del mismo, Sudeikis se alió con sus compañeros de escritura, Joe Kelly y Brendan Hunt para comenzar a estructurar lo que sería este show. Pero fue hasta que Bill Lawrence, showrunner de series como Scrubs y Cougar Town, apareció que la idea cobró una mejor forma. 

Sudeikis repite su rol como este exitoso y muy optimista entrenador estadounidense de fútbol americano que de repente es contratado para dirigir a un pequeño equipo de la Liga Premier de Inglaterra llamado Richmond. Cambiando de disciplina deportiva, Ted hará hasta lo imposible por tratar de llevar al equipo por buen rumbo sin saber que tal vez los planes de su jefa, la dueña del equipo, Rebecca (Hannah Waddingham) sean otros muy distintos. 

El alma de esta historia recae completamente en los hombros de Lasso, que pasa de ser el personaje un tanto bufonesco de aquellos spots televisivos a ser un entrenador que busca maneras de trabajar en equipo, de dar lecciones de vida importantes y siempre tratar de mantener la mejor cara ante cualquier adversidad, aún cuando él mismo tenga problemas que no lo dejan seguir adelante. 

A pesar de que las series deportivas han experimentado en el drama (Ballers, HBO) y en la comedia (Club de Cuervos, Netflix), Ted Lasso encuentra una gran combinación de ambas con un desarrollo interesante de personajes en un ambiente tan curioso y colorido como lo es el del fútbol soccer, sobre todo ante esa descarnada pasión que provoca en Inglaterra (nación que, como se ironiza en la serie, está conformada por cuatro países). 

Y es que esos personajes como su mano derecha y constante apoyo: el coach Beard, o el curioso Nate, el utilero (Nick Mohammed); la modelo medio exitosa Keeley Jones (Juno Temple) o los mismos jugadores del equipo de Richmond. Si bien son ficticios, coquetean un poco con la realidad, están bien definidos y todos tienen una personalidad que ayuda al desempeño y desarrollo no sólo de ellos sino del protagonista mismo que, poco a poco, se acopla a este nuevo deporte, a este nuevo mundo para así dar el paso definitivo que le hace falta. 

Aunque algunos de ellos pueden ser un tanto estereotipados, funcionan como desahogo cómico para los momentos donde el show se pone más ‘serio’. Tenemos la arrogancia de un goleador tonto en Jamie Tartt (Phil Dunster) que aprenderá a enfrentar su ego, o el orgullo herido de un veterano como es Roy Kent (Brett Goldstein), que poco a poco deja de ser tan duro y toma la responsabilidad que debe, entre otros grandes dilemas y aprendizajes que alimentan las historias de todos. 

El tono de esta primera temporada es algo que el mismo Sudeikis buscaba con Lasso, un relato lleno de optimismo donde este peculiar técnico se convierte en una especie de gurú, una guía para los que lo rodean que además es imposible de odiar y al cual seguimos en esta aventura, tanto dentro de la cancha como fuera, así cómo esa relación que desarrolla entre los jugadores y el mismo pueblo que va del abucheo a la buena estima, acompañado de un Londres muy colorido que se aleja de esos escenarios grisáceos para contagiar de esos aires de cambio a los que Lasso se enfrenta profesional y personalmente. 

La edición, la iluminación y todos los elementos de producción involucrados, ayudan a que, estos diez episodios que conforman la primera temporada de este show, se conviertan en un relato ameno que, no sólo encuentra cabida en los amantes de las series de comedia, sino en todos aquellos que gustan del deporte e incluso a quienes, como el mismo Lasso, no saben nada del soccer, les da una lección de vida ante las adversidades que todos tenemos. 

Ted Lasso podría definirse como un ‘feel good show’, pero va más allá de eso, al mostrar ese lado de esperanza ante situaciones comunes de la vida, como el dejar ir, el madurar y no dejar atrás lo sueños, recordándonos que muchas veces no importa si ganas o pierdes, sino lo mucho que aprendes en el camino. Y qué mejor manera que a través del deporte, en este caso el mundo del fútbol soccer, que demuestra que es tan simple, alegre y lleno de altibajos como la vida misma. 

Así, contagiando esa felicidad y optimismo, Ted Lasso se convierte sin duda en una serie que compite en esta temporada de premios por ser la Mejor Serie de Comedia en TV, poniendo a Sudeikis como un gran candidato para llevarse el título de Mejor Actor en Serie de Comedia, dejándonos un final de temporada agridulce pero que nos deja la importante lección de que, aún en los peores momentos, la vida continúa y el balón sigue rodando. 

 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -