Academia


Premian juego de cartas diseñado en la UAM para inclusión de personas con epilepsia

Consiste en la creación de una herramienta llamada banco de cualidades, creado por Elisa Jireh García López, egresada de la Unidad Iztapalapa / Obtuvo el Premio Diseña México 2020

Premian juego de cartas diseñado en la  UAM para inclusión de personas con epilepsia | La Crónica de Hoy

El juego ofrece elementos que permiten a los pacientes afrontar problemas cotidianos relacionados con su enfermedad.

Gracias a el diseño de un juego de tarjetas que apoya la inclusión social de personas con epilepsia, Elisa Jireh García López, egresada de Diseño de la Comunicación Gráfica de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco (UAM-A), obtuvo el primer lugar del Premio Diseña México 2020, considerado el más importante de la disciplina en el país. 

El proyecto galardonado en la categoría de Tesis de Licenciatura consiste en la creación de una herramienta llamada banco de cualidades, basada en un juego de tarjetas para ser implementada por un grupo de autoayuda de gente con epilepsia, a la que se ofrecen elementos que permitan afrontar problemas cotidianos relacionados con su enfermedad. Otro de los objetivos de esta herramienta es armonizar la convivencia y disminuir los conflictos a través del uso de virtudes, valores y talentos expresados en dichas etiquetas.

La epilepsia es un mal neurológico crónico que afecta el sistema nervioso central y se manifiesta en crisis impredecibles caracterizadas por la pérdida brusca del conocimiento y posibles convulsiones. 

García López obtuvo el grado de licenciada por la UAM con este trabajo, asesorado por el maestro Jonathan Ríos Flores. A lo largo de la investigación y desarrollo mantuvo un acercamiento con el Grupo Aceptación de Epilepsia (GADEP) Amistad para aprender sobre la enfermedad. 

JUEGO Y APRENDIZAJE.

De acuerdo con el testimonio de Elisa Jireh García, la asistencia a pláticas de apoyo psicológico le permitió darse cuenta de que había ciertos problemas en cuanto a su integración social “debido a conductas agresivas o antisociales que podían ser derivadas de los efectos secundarios de medicamentos o de daños neurocognitivos, además de asuntos de autoestima”.

Para mejorar la unificación del grupo y su vínculo con otras comunidades, la diseñadora mexicana creó una dinámica denominada banco de cualidades, que tuvo como centro un juego que facilitara expresarse en torno a conceptos o virtudes que ayudaran a sobrellevar las implicaciones negativas de la epilepsia.

Conceptos de empatía, autonomía y autodominio, entre otros, ayudan a reforzar la autoestima y la convivencia, acompañadas de pequeñas ilustraciones en tarjetas; los participantes asumen un reto cognitivo, porque deben relacionar las figuras geométricas con la idea.

Esta es la primera dinámica que antecede a otras en las que en un espacio abierto tienen que actuar, contar y representar situaciones que les atañen.

Elisa García López, afirma que este trabajo, realizado durante tres trimestres, resultó muy satisfactorio porque le ayudó a replantear su discurso en la disciplina, y comprender el poder de las comunicaciones visuales y las responsabilidades que esto implica.

“Me siento muy contenta, pues no fue un proyecto que se quedará suspendido en el aire, sino que tuvo un impacto real y una vez que lo compartí en redes sociales me sobrepasó su alcance, porque me ha escrito mucha gente que vive o convive con alguien con epilepsia, lo que me hizo constatar que diseñadores o no, todos podemos ayudar en una temática como ésta, quitando prejuicios y tratando de comprenderla”, dice la universitaria egresada de la UAM. 

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, la epilepsia afecta a más de 50 millones de personas en el mundo; de ellos 2.5 millones de mexicanos. Cada año son diagnosticados 2.4 millones de casos nuevos.

El padecimiento es tratable con fármacos antiepilépticos, sin embargo, existen secuelas secundarias no deseadas que van desde somnolencia, sedación, y debilidad hasta agresividad, lo que complica la integración social de los pacientes.

El desconocimiento sobre el mismo y la existencia de mitos sobre su origen, pues incluso se vincula a factores sobrenaturales, nutre el miedo ante las crisis, además del estigma, que se convierte en discriminación y ésta, a su vez, en dificultades para relacionarse en los ámbitos escolar, laboral y social, señaló la egresada de la UAM.

Comentarios:

Destacado:

+ -