Bienestar


Operado del corazón y con COVID

Jesús Sebastián, procedente de Nuevo Laredo, Tamaulipas, fue sometido al primer procedimiento quirúrgico a corazón abierto a un paciente con esta enfermedad

Operado del corazón y con COVID | La Crónica de Hoy

Jesús Sebastián fue ingresado el 13 de agosto a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) No. 34 en Nuevo León del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con neumonía severa y serias alteraciones neurológicas, como desorientación, somnolencia y trastornos del habla, quien además desde los 13 años de edad padece diabetes y aunado a todo lo anterior, era portador del virus SARS-CoV-2, lo que complicaba aún más su estado de salud y el trabajo médico. 

A sus 24 años, este joven se enfrentaba a ese diagnóstico, al que había que agregar, además, que sufría una grave infección en el corazón padecía neumonía por COVID-19,  por lo que tuvo que ser sometido a una cirugía de alto riesgo por un equipo de especialistas de la UMAE en Nuevo León. 

El jefe de la División de Cardiología, doctor Felipe de la Fuente Magallanes compartió que ante el estado de Jesús Sebastián, procedente de Nuevo Laredo, Tamaulipas, fue sometido al primer procedimiento quirúrgico a corazón abierto a un paciente con esta enfermedad. 

El galeno detalló que los estudios de ecocardiografía revelaron la presencia de endocarditis, es decir, una infección en la válvula aórtica y un absceso en la raíz de la misma, por lo que la única alternativa era una cirugía urgente, porque en un caso así el organismo no respondería al manejo de antibióticos. 

A su vez, el jefe de Cirugía Cardiaca, doctor Juan José González mencionó que “a cirugía era de alto riesgo, si el paciente no se hubiera operado tenía 100 por ciento de probabilidades de muerte, por el proceso infeccioso que lo tenía con falla cardiaca severa”. 

En el proceso quirúrgico se realizó el 17 de agosto y duró cinco horas, los médicos especialistas lograron sustituir la válvula aórtica del corazón infectada, por una prótesis mecánica; además, en la raíz de dicha arteria, donde había un absceso, se colocó un parche de pericardio bovino (tejido que envuelve al corazón del toro). 

Una vez que permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos posquirúrgicos con buena evolución de la cirugía cardiaca, el 21 de agosto el paciente fue trasladado a un hospital COVID-19 para continuar su recuperación de la neumonía por esa enfermedad, y de ahí egresó el día 27 de ese mes. 

El paciente regresó a la UMAE No. 34, el pasado 29 de septiembre, y un estudio de ecocardiograma reflejó que la válvula mecánica colocada en su corazón funciona de manera correcta, lo que indica que el joven continuará su proceso de recuperación y pronto volverá a su vida habitual. 

Al salir del estudio, Jesús Sebastián expresó entre lágrimas: “sin ellos (los médicos) no podría seguir con mi familia”. 

En su oportunidad, doña Gloria Esthela compartió que lo que vivió al lado de su hijo Jesús Sebastián “fue una experiencia muy traumática, porque cada vez lo miraba peor, mi hijo estaba muy grave y aparte no lo podíamos ver por el COVID-19, estaba solito... A los médicos: mil gracias, porque sí me salvaron a mi hijo, estoy muy, muy agradecida”, externó.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado: