Bienestar


Necesario visibilizar y educar sobre hipertensión pulmonar

La hipertensión arterial pulmonar (HAP) es una enfermedad grave, progresiva e incapacitante; sin embargo, sigue siendo considerada como rara

Necesario visibilizar y educar sobre hipertensión pulmonar | La Crónica de Hoy

A casi nueve meses de la emergencia sanitaria en el país ocasionada por la pandemia de la COVID-19, ha obligado a la postergación indefinida de diversos tratamientos médicos en todo el mundo, no obstante, hay algunos de ellos que no se deben seguir en pausa al estar de por medio la salud de los pacientes y es que hay enfermedades no se detienen.  

Tal es el caso de la hipertensión arterial pulmonar (HAP), enfermedad en la que la expectativa de vida de una persona sin tratamiento puede ser de 2.8 años, sin embargo, gracias a los avances científicos y a la innovación en tratamientos, en la actualidad  con un diagnóstico a tiempo y el acceso oportuno a los tratamientos y sin pausa, los pacientes pueden controlar la enfermedad y mejorar su calidad de vida.  

Al respecto, en el marco del Mes de la Concientización sobre la Hipertensión Pulmonar y del Día Latino de la hipertensión pulmonar -a celebrarse este 23 de noviembre-, el neumólogo Tomás Pulido, jefe del departamento de Cardio-Neumología, del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, precisó que debido a que los signos y síntomas son similares a los de otras afecciones cardiacas y pulmonares, la hipertensión arterial pulmonar es difícil de diagnosticar, además de que no tratarla o diagnosticarla a tiempo puede dar lugar a una insuficiencia cardiaca, que es una de las causas más frecuentes de muerte en estos pacientes.  

Explicó que este tipo de hipertensión en los pulmones, es una enfermedad grave, progresiva y discapacitante, que se caracteriza por el aumento de la presión en las arterias pulmonares, y que vuelve difícil para las personas poder respirar.  

Cabe mencionar que para el paciente con este padecimiento acciones como caminar distancias, subir algunas escaleras, puede provocar problemas respiratorios y cansancio extremo a grado tal que se ven imposibilitados de concluir este tipo de actividades.  

Ante tal dificultad, sostuvo, uno de los principales retos a los que se enfrentan estos pacientes es poder tener un diagnóstico temprano que les permita iniciar un tratamiento oportuno, ya que la demora en el diagnóstico desde que se presentan los primeros síntomas hasta el diagnóstico definitivo pueden pasar hasta de cuatro años en promedio, lo que genera que muchos pacientes inician el tratamiento cuando el estadío de la enfermedad ya está muy avanzado.  

Existe una gran necesidad de dar visibilidad y educar sobre esta enfermedad poco frecuente, considerada como una enfermedad huérfana, por su incidencia estimada de 2.4 casos por millón de habitantes, con base en un estudio de registro nacional francés, en el cual se encontró que este padecimiento tiene mayor prevalencia en las mujeres que en hombres en relación de cuatro a uno.  

Esta enfermedad es potencialmente mortal y está catalogada como enfermedad “rara” o también llamada “huérfana”, por su baja prevalencia, y en nuestro país alrededor de tres mil mexicanos.  

El origen de la hipertensión pulmonar tiene diversas causas desde hereditarias, congénitas, enfermedades cardíacas, pulmonares, patologías sanguíneas, patologías infecciosas.  

Patricia Avellana, especialista en cardiología, insistió en la necesidad de hacer visible este padecimiento y que los médicos sepan más de la hipertensión pulmonar a fin de que puedan referir a los pacientes a los centros especializados, así como incrementar la red de referencias, “sería uno de los primeros pasos para lograr que los pacientes inicien sus tratamientos de forma oportuna”, ello, debido a que en muchos países de América Latina, los pacientes diagnosticados no consiguen los tratamientos oportunos o las terapias innovadoras que pueden detener la progresión de la enfermedad y disminuir la mortalidad.  

En algunos, solo hay acceso limitado a ciertos medicamentos y en otros solo se consiguen a través de una autorización especial. “Hay una gran oportunidad de crear conciencia y trabajar con los sistemas de salud para que consideren a la HAP como una enfermedad prioritaria, y que todos tratamientos estén disponibles de forma continua y sin pausa para los pacientes, indicó.  

Comentarios:

Destacado: