Nacional


Granos y ganado: “Donde sólo las redes criminales pueden vender”…

(Segunda parte)“El que ande de chiva, ya no vive para contarlo”, les han advertido los operadores de estas redes. Y, por desgracia, en algunos casos el amague se ha cumplido.

Granos y ganado: “Donde sólo las redes criminales pueden vender”… | La Crónica de Hoy

El acaparamiento de ganado y granos, bajo intimidaciones, es otro de los eslabones delictivos en perjuicio de productores en el norte del país.

Se suma al coctel de abusos, en el cual subsisten fraudes, clonaciones, suplantación de marcas comerciales, extorsiones y cobros de piso.

“En algunas partes del estado, sólo ellos pueden vender”, denuncia don Anselmo Ortiz, integrante de una sociedad dedicada a la producción de maíz en el sur de Tamaulipas.

—¿Quiénes son ellos?

—La mafia…

Habla con miedo, la misma sensación de angustia dominante en toda la región. Campesinos y ganaderos —de todos los niveles— viven amenazados: son obligados a vender su mercancía a precios rebajados y permanecer en silencio para frenar represalias personales o familiares. Hay quien incluso ha padecido despojos.

“El que ande de chiva, ya no vive para contarlo”, les han advertido los operadores de estas redes. Y, por desgracia, en algunos casos el amague se ha cumplido.

Crónica publicó ayer cómo células del crimen organizado utilizan el membrete de marcas como MASECA para cometer fraudes. Emplean páginas web hechizas o diversas plataformas disponibles en redes sociales para ofrecer de manera ficticia productos como sorgo, maíz, arroz, avena y harina preparada o nixtamalizada, en venta por tonelada.

“LO QUITAN A LA MALA”. El acaparamiento ilegal es un asunto ya conocido por comercializadores, industriales del ámbito ganadero o del ramo alimenticio, tortilleros y molineros.

“En diferentes áreas del estado, sólo mandan ellos: acaparan el maíz y otros granos,  lo almacenan y lo venden. Sólo les puedes vender y comprar a ellos”, detalla Benjamín, otro productor de Ciudad Madero —también en territorio tamaulipeco—.

¿Cuál es su modo de operación? —se le pregunta.

—Se los vendes barato o te lo quitan a la mala.

¿De qué zonas específicas hablamos?

—Altamira, Tampico, toda la región del sur de Tamaulipas, pero el problema no es exclusivo de aquí: en otras entidades vecinas los productores están sufriendo lo mismo. Son temas delicados y las autoridades no le entran.

¿Sólo es maíz?

—No, también sorgo, que es muy importante para que el ganado se levante, es el alimento básico de los animales.

“Hay extensiones de terreno controladas por la mafia, no permiten que nadie más se meta al mercado o haga competencia. Son los únicos que pueden mover el producto y dominan la industria. Es monopolio disfrazado, y si respingas, plomo”, narra don Anselmo.

“Compran el producto a campesinos de áreas completas de la región, o de otras partes, para venderlo a los industriales o a los tortilleros comunes y corrientes. En la gran mayoría de los casos lo que se acapara es el maíz, porque en esta zona del país las tortillas que se venden y consumen son exclusivamente de maíz, no es como en la Ciudad de México o el Estado de México, donde se usa la harina o el nixtamal para sacar la masa a un costo más bajo”.

¿Y a cómo pagan el maíz esas redes?

—Pagan lo que quieren y como quieren. Estamos hablando de un 25 o 30 por ciento menos. Si te portas bien, te mantienen ese precio, castigado y todo, pero no pasa de ahí; pierdes tu patrimonio, pero al menos no se meten con tu familia y con tus negocios. Luego, ellos lo venden a precios disparados, se quedan con la ganancia y especulan en tiempos que son muy difíciles para la economía del país.

—¿Han denunciado?

—¿Y a quién? Si aquí en Tamaulipas gobierno y crimen son una misma cosa.

Pero entonces es vivir cada minuto con miedo, zozobra…

—Hay unos que sí, viven con miedo, pero hay otros que ya están muertos. Vivimos además la inseguridad por el lado de las cuotas a negocios, y sí se han tenido bajas entre los industriales o productores, han matado a dueños y empleados, ha habido municipios como Hidalgo —también en Tamaulipas y cuya cabecera es Villa Hidalgo— que se han quedado sin tortillerías, porque toda la gente salió huyendo.

“NADIE LOS TOCARÁ”. La misma táctica criminal utilizada con los granos, también se aplica en la venta de ganado, conforme a testimonios recibidos por este diario.

“Lo mismo está pasando en la ganadería, con la venta de animales, es una asignatura pendiente del gobierno”, señala Juan Alonso, un ganadero de la franja sureña de Tamaulipas.

—¿Qué está pasando?

—Sólo determinada gente puede vender el ganado.

—¿Quiénes?

—Aquellos —se limita a decir, en referencia a los grupos criminales—. Tenemos ese problema los ganaderos, productores de carne, criadores de reses. Te vienen a decir que sólo a ellos les puedes vender, porque es su negocio y ya ellos se encargarán de comercializar. ´Así todos ganamos, porque a ustedes nadie los tocará, tienen asegurada protección´, dicen, como si te hicieran un favor. ¿Y cómo te sales de ese círculo, si está en riesgo tu vida?

“La delincuencia anda activa, buscando cada día nuevas modalidades para hacerse de recursos. Mientras haya colusión entre delincuentes y gobernantes, no avanzaremos. No puede haber abrazos cuando los malos andan sueltos, haciendo y deshaciendo, porque no les pasa nada”.

¿Cuál es la petición?

—Que el presidente Andrés Manuel López Obrador apriete el paso en cuestión de seguridad, porque en ciertas regiones del país no hay gobernanza. Con el reciente cambio en Seguridad Pública, es importante llamar la atención de la nueva secretaria (Rosa Isela Rodríguez) y que no se pasen los meses con indiferencia y nulos resultados…

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado: