Opinión


Dialéctica a la mexicana de la vacuna para el COVID-19

Dialéctica a la mexicana de la vacuna para el COVID-19 | La Crónica de Hoy

Hay una convicción de que mientras exista una nación que no sirva para resolver sus asuntos frente a la pandemia, no hay humanidad a salvo; es decir, la competencia por ver quienes eran los primeros laboratorios y países en adquirir las vacunas fue frustrada ya que  quedó demostrado que es una ilusión,  la sanación no es real mientras haya países rezagados.

Me explico, si la distribución de las vacunas hubiese quedado bajo las reglas,  usos y costumbres habituales en la distribución de medicamentos, entonces los países con mayor posibilidad económica habrían acaparado por completo las vacunas para hacer frente al COVID-19 tal como lo venían haciendo con los medicamentos y equipos para enfrentar la pandemia, y que frente a los debates  del tema llevó a caer en múltiples incongruencias a otros líderes de naciones y organismos internacionales que han optado por implementar medidas restrictivas, sectarias y separatistas y que aunque en el discurso hayan combatido a Donald Trump, en las acciones implementan su ideología, como si Donald Trump hubiese perdido la presidencia pero ganado la guerra ideológica.  

Se acabó el egoísmo del sálvese quien pueda. Aunque se encierren  en   su burbuja de cristal o se trate de proteger tras grandes muros, algun día tendrán que salir y en ese momento nuevamente se está expuesto. Ahora la prioridad de atención se centra en los focos rojos y las naciones que más muertos han tenido serán los que más rápido tendrán la vacuna, pasamos, del “sálvese quien pueda” al para “salvate tú, para que no me llegue a mi”, que independientemente de los adjetivos que se le quiera dar, ha tenido como efectos que los países que primero deberán tener la vacuna serán aquellos que más laxos fueron con las medidas restrictivas, por ejemplo,  Inglaterra que es el primer país (y el más afectado de Europa por el Covid-19 ) que vacunará a su población.  

En ese sentido se han llegado a acuerdos e implementación de mecanismos en la ONU (como el COVAX) que finalmente reconocen la necesidad de la universalidad del acceso a la vacuna; tal como señaló recientemente  Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS « actuar en solidaridad a través del Acelerador y el Mecanismo COVAX, podemos asegurarnos de que, una vez que esté disponible una vacuna contra la COVID-19, lo estará equitativamente en todos los países…Esta no puede ser una carrera en la que solo ganen unos pocos y el Mecanismo COVAX es un componente importante de la solución, ya que garantiza que todos los países puedan beneficiarse del acceso a la mayor cartera de candidatas del mundo y de una distribución justa y equitativa de las dosis de vacunas», y así ha venido operando hasta el día de hoy.

Finalmente, cabe señalar que este es un triunfo de la dialéctica propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador en la reunión del 26 de marzo del 2020 con jefes de estado del G-20 donde afirmó que “la ONU debe de intervenir también para que no haya especulación en compras de medicamentos, equipos, ventiladores y todo lo que se requiere… Vamos a vencer con la fraternidad universal”. A pesar de la mofa ignorante de quienes lo criticaron en ese momento, el tiempo le dio a AMLO la razón, hoy la vacuna será universal, o todos o ninguno. 

Comentarios:

Destacado:

+ -