Bienestar


¿Cómo prevenir alteraciones visuales desde temprana edad?

Una oportuna y temprana evaluación de la salud visual en el recién nacido, permitiría detectar alteraciones de la visión

¿Cómo prevenir alteraciones visuales desde temprana edad? | La Crónica de Hoy

Especial

Una oportuna y temprana evaluación de la salud visual en el recién nacido, permitiría detectar alteraciones de la visión binocular como la ambliopía y el estrabismo.  

El Consejo de Optometría México señaló que la visión binocular es la integración de los estímulos luminosos que llegan a cada ojo como percepción única, es decir, que se capta toda la estimulación externa y el cerebro sincroniza ambas imágenes para crear un campo visual más completo, es como el ser humano tiene percepción de profundidad, y podemos distinguir qué tan cerca o lejos de nosotros se encuentra algo.  

Esta visión binocular se desarrolla desde el nacimiento, mediante diversas adecuaciones que hacen los músculos para dirigir a los ojos a una posición paralela, sin embargo, las principales alteraciones de la visión binocular son ambliopía u “ojo flojo”, padecimiento en el que un ojo ve más que el otro, porque éste último no funciona en coordinación con el cerebro, el cual presta mayor importancia al ojo con buena visión.  

Este efecto debilita más al ojo ambliope lo que puede derivar en estrabismo o que con el tiempo baje la visión del ojo débil. Datos de la Secretaría de Salud, en México hay una prevalencia del 2 al 3 por ciento en niños de 3 a 7 años.  

La otra afección visual de mayor prevalencia del 4 por ciento en infantes de uno y dos años de edad, es el estrabismo, enfermedad en la cual los ojos no están alineados correctamente y apuntan en distintas direcciones.  

En un niño pequeño, el cerebro ignorar la imagen del ojo desalineado, y sólo ve la imagen del ojo que no está desviado o con mejor visión, y el resultado es que la percepción de profundidad puede verse afectada.  

Reyna Citalán Zúñiga, corresponsable de la Licenciatura en Optometría, de la Escuela Nacional de Estudios Superiores Campus León, Guanajuato, señala que las causas de los problemas en la visión binocular son multifactoriales y se dan a lo largo del desarrollo del niño.  

Para la prevención de estos padecimientos, “es necesario realizar un examen optométrico completo desde el nacimiento, evaluar la visión binocular: posición de los ejes naturales y agudeza visual, y la importancia de esta revisión al neonato es que son pruebas que pueden aportar datos muy relevantes sobre la existencia de algún riesgo de padecimiento visual y que se pueda tratar y corregir desde muy temprana edad, ya sea por medio de terapia visual o de algún método corrección óptica, como el uso de lentes”.  

Posterior a este examen de nacimiento, se recomienda una revisión optométrica a los seis meses de edad y una revisión anual periódica, ya que el estado visual tiene un proceso de maduración que se alcanza a los seis años de edad.  

La optometrista, Donají López Cobilt explicó que “al disminuir o haber alguna afección de la visión binocular, la calidad de vida puede verse muy afectada. En el caso de los niños, en el aprendizaje. Es por eso que el papel del optometrista en estos casos es muy importante para hacer una detección y una intervención tempranas”,  

Agregó que “muchas veces se confunden los problemas de aprendizaje con problemas visuales no tratados. De hecho muchos de los maestros son los que llegan a identificar estas señales antes que los padres. Otros síntomas son: mala coordinación motora, dolores de cabeza, que el niño entrecierre los ojos cuando está frente a una pantalla o a un objeto y el más notorio que alguno de los ojos se desvíe al momento de fijar la mirada”.  

Respecto a la hipermetropía, miopía y astigmatismo, son errores refractivos oculares no corregidos o mal corregidos que ocupan el tercer lugar en causas de visión baja a nivel mundial.  

Indicó que el proceso de rehabilitación, tratándose de la visión binocular y la corrección de problemas binoculares, es para mejorar o para evitar que llegue a ser un caso de visión baja, por lo que “cuando el paciente ya refiere una visión baja hay que enfocar la terapia a una terapia adaptativa, es decir, enseñarle al paciente a utilizar su remanente visual para realizar algunas actividades que todavía podría hacer”.  

Ante este panorama, recordó la aplicación del tamiz oftalmológico neonatal debe ser general para todos los infantes a la cuarta semana de nacimiento y poder detectar de manera temprana malformaciones que puedan causar ceguera, y su tratamiento, en todos los grados, desafortunadamente, muchos padres ignoran este derecho que tienen sus hijos y no dan el seguimiento adecuado.  

Comentarios:

Destacado: