Mundo


Al menos 46 muertos en un ataque de rebeldes ugandeses en el noreste de Congo

Supervivientes del ataque alertan de que los fallecidos son seguramente más de los reportados, en un ataque perpetrado por una guerrilla creada en los 90 y sin intereses claros.

Al menos 46 muertos en un ataque de rebeldes ugandeses en el noreste de Congo | La Crónica de Hoy

Guerrilleros de la ADF-NALU, en una imagen de archivo (Ejército de Uganda).

Al menos 46 personas fallecieron en el territorio de Irumu, en la provincia nororiental de Ituri de la República Democrática del Congo (RDC), tras un ataque atribuido a rebeldes ugandeses de las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), informaron autoridades locales.

El ataque se produjo el jueves y, según fuentes de la sociedad civil local citadas por el digital congoleño Actualité, entre los civiles muertos hay mujeres y niños.

"Nos han alertado de un ataque de las ADF en Abombi, en la jefatura de Walese Vonkutu. Desafortunadamente, mataron a varios pigmeos. La información más reciente es de 46 muertos", aseguró a última hora de ayer en declaraciones a este mismo medio el ministro del Interior provincial de Ituri, Adio Gidi.

Según él, los atacantes son miembros de la milicia ADF-NALU, subgrupo que responde a las siglas en inglés de Ejército Nacional para la Liberación de Uganda y que fue creado a mediados de los años 90 como resistencia al presidente ugandés Yoweri Museveni.

"Según heridos y supervivientes, la cifra de víctimas mortales habría sido mayor", aseguró Gidi, al recalcar que los 46 fallecidos es un número provisional.

Casi todos los fallecidos son pigmeos de la jefatura de Walese Vonkutu, próxima a la provincia nororiental de Kivu del Norte y donde las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo (FARDC) combaten desde hace años a los rebeldes de las ADF.

Las ADF empezaron su campaña violenta en 1996 en el oeste de Uganda como contestación política al régimen de Museveni, pero el Ejército forzó su repliegue a la frontera con la RDC.

Desde la periferia realizan incursiones en territorio congoleño, donde además de ataques llevan a cabo saqueos para conseguir víveres.

Su agenda de intereses es difusa, más allá de una posible conexión con la organización yihadista Estado Islámico (EI) y un "modus operandi" de guerrilla que aprovecha una geografía montañosa, lo que les permite escapar a las operaciones del Ejército y de la misión de estabilización de la ONU en el país (MONUSCO).

Comentarios:

Destacado:

+ -